Pese al optimismo, persisten las amenazas a la reforma del sistema de pensiones en Brasil

0
279


El Congreso podría discutir la reforma antes del receso del 18 de julio (Foto: AFP)

Mientras los inversionistas aplaudieron el avance del proyecto de reforma a las pensiones en Brasil la semana pasada, no hay certeza de que el resto del proceso legislativo se desarrolle sin problemas.

Un día después de que una comisión especial de la Cámara de Diputados aprobara el texto, el presidente Jair Bolsonaro informó que hay algunos errores en la propuesta que deben corregirse. Miembros de su grupo político, el Partido Social Liberal, se quejan de la falta de trato especial a la policía. En tanto, se acerca a pasos agigantados una votación sobre el proyecto de ley en el plenario antes del receso del 18 de julio.

La propuesta para modernizar el sistema de seguridad social de Brasil es la pieza central de los planes de Bolsonaro orientados reducir la deuda y volver a encarrilar a la mayor economía de América Latina. Presentada por primera vez en febrero, la enmienda constitucional busca ahorrar alrededor de un billón de reales (US$261.000 millones) durante la próxima década estableciendo una edad de jubilación mínima y endureciendo el acceso a beneficios. No obstante, la propuesta enfrenta una fuerte resistencia de parlamentarios opositores, que afirman que empeora aún más las desigualdades económicas del país, e incluso de miembros del partido oficialista, que quieren hacer cambios de última hora al proyecto de ley.

Si bien los activos brasileños se fortalecieron tras conocerse el avance del proyecto de ley, algunos de sus defensores en el Congreso adoptaron un tono cauteloso en lo que respecta a los pasos a seguir.

“Nadie puede garantizar nada, no sabemos cómo serán las cosas mañana”, comentó José Nelto, líder del partido centrista Podemos. “Pero los líderes están de acuerdo en que necesitamos avanzar rápidamente con la reforma a las pensiones”.

Posibles excepciones

El principal riesgo tiene origen en el propio bando de Bolsonaro. El líder oficialista Waldir Soares de Oliveira, conocido como Delegado Waldir, declaró en una entrevista que presionará para añadir una enmienda que flexibilice las normas de jubilación para los miembros de la fuerza policial.

“Los policías son un grupo excepcional en nuestra sociedad, al igual que los profesores y las personas discapacitadas. Debemos tener esto en cuenta para mejorar el proyecto de ley”, aseguró Waldir, luego de un intento fallido de modificar el texto en la comisión de la semana pasada. El propio Bolsonaro ha pedido al Congreso que considere las solicitudes sobre las pensiones de la policía.

Sin embargo, la medida puede alentar a otros servidores públicos a exigir un trato especial, con lo cual estarían en riesgo los ahorros esperados. Rodrigo Maia, presidente de la Cámara Baja, se pronunció en contra de tal modificación y argumentó que puede crear un “efecto dominó”. Después de reunirse con líderes de partidos el sábado, Maia indicó que espera someter el proyecto a votación en el plenario esta semana.

Fuente: Bloomberg

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here