Se desenreda el patrón de engaños de colaboradores de Trump

0
325



Uno mintió sobre su conocimiento de los correos electrónicos hackeados por los rusos, otro sobre un negocio inmobiliario en Rusia y un tercero sobre el diálogo con un embajador ruso acerca de las sanciones estadounidenses.

Un patrón de engaños por parte de los asesores del presidente Donald Trump, destinado a encubrir los contactos relacionados con los rusos durante la campaña electoral de 2016 y el período de transición, se ha desenredado poco a poco en causas penales presentadas por el fiscal especial Robert Mueller.

Las mentiras al FBI y el Congreso, incluso por el exabogado de Trump y su asesor de seguridad nacional, han generado nuevas interrogantes sobre los lazos de Trump con Rusia, revelaron detalles claves sobre los descubrimientos del fiscal especial y pintaron una imagen de colaboradores deseosos de proteger a Trump y el gobierno al grado de ocultar comunicaciones que al parecer consideraron problemáticas.

Las declaraciones falsas están en el centro de la misión de Mueller de desenmarañar los lazos entre el equipo de la campaña de Trump y los rusos, y determinar si hubo la intención de manipular las elecciones.

Están relacionadas con algunas de las preguntas centrales de la investigación, entre ellas por qué el gobierno entrante de Trump disuadió a Rusia de tomar represalias ante las sanciones norteamericanas impuestas por el hackeo electoral, quién sabía qué sobre la obtención ilegal de correos electrónicos demócratas y cómo surgieron y se desplomaron los planes para erigir una Torre Trump en Moscú.

“Creo que se puede llegar a la conclusión de que esas declaraciones falsas generalmente se relacionan con un intento por proteger al presidente de Estados Unidos en conexión con sus tratos con Rusia”, dijo el abogado Daniel Petalas, exfiscal del Departamento de Justicia. “Eso es lo que las hace pertinentes para la investigación que conduce Mueller, lo que es un elemento necesario de una acusación sobre declaración falsa: tiene que ser pertinente”.

El ejemplo más reciente ocurrió el jueves, cuando el ex abogado de Trump Michael Cohen se declaró culpable de mentirle al Congreso sobre las negociaciones que realizó a nombre de Trump para un acuerdo de bienes raíces en Moscú.

Aunque dijo a los legisladores que las negociaciones habían concluido para enero de 2016, Cohen admitió que en realidad duraron hasta junio, después que Trump se había asegurado la nominación republicana y después de que los rusos habían intervenido cuentas de correos electrónicos demócratas para recabar mensajes que luego fueron filtrados por WikiLeaks. Agregó que él le informó sobre los avances del proyecto a Trump y miembros de su familia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here