Diferencia de pagos por internet entre los comercios locales e internacionales supera los 42 mil millones de pesos

0
75



El pasado viernes 15 de mayo el Instituto de Protección de los Derechos del Consumidor (Pro Consumidor) inició una de las más grandes controversias en torno al desarrollo del comercio electrónico en la República Dominicana.

La historia se da paso con el anuncio de parte de Pro Consumidor de la suspensión de las ventas en línea para dos reconocidas empresas, porque según la institución “a estos tipos de comercios no les está permitido vender durante el estado de emergencia decretado por el Gobierno dominicano.”

Dicha medida recibió fuertes críticas por parte de diversos sectores a través de redes sociales y medios de comunicación, que tildaron la medida como un retroceso y un fuerte golpe al desarrollo del comercio electrónico en el país.

Cristóbal Rodríguez, abogado constitucionalista y profesor universitario, explicó que con el estado de emergencia solo se suspendieron dos derechos, la libertad de reunión y la libertad de tránsito. Continuó exponiendo a través de su cuenta oficial de Twitter que “la libertad de empresa, industria y comercio, en los términos en que están consagradas en la Constitución, no son derechos pasibles de suspensión durante el estado de emergencia.”

Horas más tarde Pro Consumidor, que tiene como su misión la de “proteger a los consumidores y usuarios de bienes y servicios, mediante la aplicación de normas jurídicas establecidas”, emitió otro comunicado, muy ambiguo, explicando que la medida es de carácter general y que no debieron mencionar nombres de empresas; además, la historia se enfocó en que el interés de la institución es de que “toda publicidad sea responsable.”

Luego la cuenta oficial de Pro Consumidor en Twitter (@proconsumidrord) enfocó la conversación sobre las medidas de seguridad al establecer: “Reiteramos que es clave en la actividad del comercio electrónico seguir los protocolos establecidos para evitar contagio por COVID-19 en los ciudadanos que distribuyen mercancías y en quienes las reciben en sus domicilios.”

La realidad es que las capacidades que ofrecen las nuevas tecnologías permiten a emprendedores y empresas la posibilidad de realizar sus operaciones de manera digital y remota; y la nueva realidad que vive el mundo obliga al distanciamiento y al tele trabajo. De acuerdo con datos de la empresa de investigación Gartner, el 88 por ciento de las empresas inició o motivó a sus colaboradores a realizar sus operaciones de forma remota.

En República Dominicana el desarrollo del comercio digital se ha dado con pasos cortos, pero en cierto modo constantes; de hecho, el Gobierno Central desarrolló un programa llamado “República Digital” dentro del cual se fomenta el avance en dicho segmento del mercado. La medida de Pro Consumidor va en contra de todo lo anterior.

“Esta medida demuestra cómo en los cimientos de los hacedores y ejecutores de políticas públicas no ha llegado la digitalización, ni siquiera la transformación digital, y que al mismo tiempo las medidas del estado de emergencia no fueron pensadas en la existencia de empresas que podían vender en línea”, expresó el empresario digital, Arturo López Valerio.

Otro punto importante del comercio digital es el impacto y aporte a la economía dominicana. Datos del Banco Central de la República Dominicana aseguran que en 2019 los pagos de bienes y servicios por internet de manera local alcanzaron los 7,164,448 en transacciones, lo cual representó 16,951.1 millones de pesos; y que en los tres primeros meses del 2020 se alcanzó el 1,883,775 en el volumen total, que representó un valor de 4,672.1 millones de pesos.

En el caso de los pagos internacionales, estos alcanzaron el total de 31,531,275 transacciones en el 2019, las cuales equivalieron a 59,232.6 millones de pesos. Mientras que en el primer trimestre del 2020 se obtuvo un total de 8,177,481 del volumen total, y que representó la suma de 14,721 millones de pesos.

Estos números demuestran la diferencia entre los pagos internacionales y locales, y lo mucho que se necesita fomentar y desarrollar el comercio en línea local; crear oportunidades y eliminar trabas para que los comerciantes locales puedan aumentar sus ventas en línea.

Lopéz Valerio aseguró que de acuerdo con el informe de la firma Tabuga, la economía digital generará 850 millones de dólares, y que estos serán de ayuda para el país para recuperar las divisas que se están perdiendo por el concepto de las remesas y turismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here