TecnoComercial

así queda la regulación española de los puntos de carga de coches eléctricos

España da más pasos para regularizar lo que cada vez será más cotidiano en nuestras carreteras y aparcamientos urbanos: los puntos de carga de coches eléctricos. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha dado luz verde a unos informes que pondrán las normas a las empresas que quieran instalar puntos de carga y ofrecer todos los servicios posibles a su alrededor. Todo viene a partir del informe sobre el Real Decreto con el mismo objetivo.

Dos agentes: Operador de Punto de Carga y Empresa Proveedora de Servicios

Por un lado tendremos la figura del Operador del Punto de Carga (CPO), que es la empresa con derecho a explotar la instalación de carga; y por otro tendremos la Empresa Proveedora de Servicios de Mobilidad Eléctrica (EMSP) que será la que el cliente contratará y con la que se comunicará. Opcionalmente, el Operador del Punto de Carga también podrá encargarse de todo y hablar directamente con el cliente.

En otras palabras, tendremos el CPO como la empresa que haya instalado y explote los puntos de carga y opcionalmente también tendremos al EMSP con el que contrataremos el servicio de carga de nuestros coches eléctricos.

Los informes de la CNMC aprobados también determinan los derechos y obligaciones que tendrán cada una de esas empresas, como por ejemplo ofrecer claramente al cliente los precios de carga del coche o la posibilidad de acuerdos de interoperabilidad entre las empresas para que la comunicación entre ellas sea más sencilla. También se pone encima de la mesa un régimen de sanciones en caso de que algunas de las empresas incumplan acuerdos.

Al mismo tiempo la comisión también admite que aún queda trabajo por hacer: falta “definir de forma más concreta las funciones y obligaciones de cada sujeto involucrado en la actividad de la recarga”, incluyendo también el titular del punto del suministro en la ecuación además del CPO y el EMSP. Con todo, el organismo cree que estos nuevos informes conforman un buen paso adelante para regular el negocio de ofrecer puntos de recarga para los coches eléctricos que sin prisa pero sin pausa irán poblando nuestras carreteras.

Imagen | Michael Fousert

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *